ciudad y porosidad

calle

Una calle de Pekin vista desde el interior de una tienda de antigüedades (Imagen © Marc Riboud 1965 China).

“Porosa como esta roca es la arquitectura. Edificio y acción se enredan en sus patios, arcadas y escaleras. En todo se preserva el margen que les permite devenir el teatro de las nuevas constelaciones imprevistas. Se evita lo definitivo, la marca. Ninguna situación aparece prevista para durar para siempre, ninguna figura afirma: ‘así y no de otra manera‘”. Walter Benjamin, descripción de Nápoles.

Semiprivado, semipúblico. Son conceptos que aún hoy en día se siguen cuestionando y repensando. Los límites entre lo privado y público son difusos y sensibles, y constituyen un ámbito de gran interés por la imprevisibilidad de los modos de ocupación y uso. Es en ese potencial de cambio o espontaneidad de la que nos habla W. Benjamin donde reside su valor.

A continuación expongo una introducción muy simplificada de cuatro grados de privacidad en las ciudades, que realicé para mi Proyecto de Fin de Carrera, y que sirve para comprender por qué se producen determinadas actividades en determinados lugares.

Espacio Privado_ acceso restringido a un único propietario (o propietarios). Ej: Vivienda o local de titularidad privada.

Espacio Semiprivado_ acceso y uso compartido entre co-propietarios. Extensión de la vivienda. Ej: Patio de vecinos.

Espacio Semipúblico_  lugar de pública concurrencia, controlado normalmente por varios co-propietarios. Extensión de la calle que eventualmente puede cerrarse. Ej: Patio de artesanos/actividades productivas.

Espacio Público_ uso “libre”, pero controlado por la administración pública. En la práctica encontramos que en ocasiones pueden tener horarios de acceso limitados, como algunos parques o jardines púbicos. Ej: calle, plaza, parque.

Son los espacios intermedios los de mayor potencial de acción, porque es donde encontramos las condiciones más favorables: un equilibrio entre el grado de familiaridad y el grado deestimulación de los usuarios. En los espacios privados, el grado de familiaridad es alto, pero el de estimulación (y con ello la probabilidad de que algo distinto suceda) disminuye. En el espacio público, los estímulos son constantes, pero el ciudadano no suele sentirse legitimado para intervenir sobre él, ni cercano al resto de personas como para interactuar con ellas. En los espacios intermedios, como en cualquier tipo de asociación, se produce un cierto vínculo entre los distintos usuarios, que genera familiaridad y mayor potencial de interacción entre ellos.

En posteriores entradas desarrollaré las particularidades de las distintas categorías a través de ejemplos de las ciudades de Sevilla y Berlín.

Escrito por Blanca Domínguez

¿quieres más imagenes y comentarios?  pásate por facebook  y  twitter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s